La roca de polar

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
A la primera es soñar 
3 veces no es suficiente
la vigésima es más humano
cuántas veces se requerirán?
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Para no volver la cabeza atrás
dar 3 pasos y avanzar
la necesidad de ser libre
se mezcla con la libertad
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
De un momento dado
por los remolinos del instinto
por el callar del soldado
que se encuentra adormilado
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Confundido, acallado y 
despejellado
desprotegido, abatido y 
desarmado
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Por ese momento dado
cuántas veces se requerirán?
para lograr la plasticidad
la tristeza y la felicidad
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Mientras miraba la televisión, el programa de las celebridades, su cerebro
medio muerto, escuchaba nimiedades, se preguntó: ¿Qué es lo que habrá pasado?
De dónde vienen esas inquietudes, esa inseguridad y arrepentimiento?
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Lo que le quedaba de cerebro le dolía, lo molestaba. Lo punzaba a cada paso que daba, recordaba aquellas palabras y se molestaba. - Déjame tranquilo, estúpido. -
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Miraba a su alrededor y sólo veía caras desconocidas
Los X se llamaban, en algún lugar en la lejanía
de su mundo interior, donde no molestaban
Pasaban y lo miraban
- está hablando solo - murmuraban
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Su distracción era un fondo sin colores
Sólo grises sus ojos apreciaban
El tacto mas si lo llamaba
Sus manos tocaban lo que se cruzara
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Con vida y sin movimiento
No quería invocar al extrañamiento
más allá de lo que el orden marcaba
podía ser sometido a aislamiento
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
El caminar era maravilloso
para eso nací, se regocijaba
por donde pasara, andaba
miraba y se cansaba
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
hasta que su destino se alzó
aquel sendero por el que siempre tropezaba
aquel río que tanto le costaba
faltaba la balsa que la madera aportaba 
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Faltaban los brazos, los músculos y el hacha 
Sabía que los tenía, en algún lugar de su interior
aquella vez no será, el árbol susurró 
y así como así, volvió a su cama de piedras, polar y algodón
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Mientras contemplaba, pensó
cuántas veces requeriré
para al fin ocupar mis brazos mis músculos y mi hacha 
construir esa balsa y largarme a casa. 
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*