Disonancia

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Dejo las maletas al lado de la puerta y miro el piso de madera
Es un lugar agradable, hay bastante espacio para desenvolverse
Abro las cortinas para que entre el día y se formen aquellas líneas
Que el enrejado de afuera forma, intercalando la luz y la sombra
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Decido volver más tarde y en este momento conocer los alrededores
Un señor se encuentra reparando con un martillo y clavos el entablado que rodea su jardín
Lo miro extrañado y luego veo como una señora vende figuras de marfil sentada en su puesto
Mis pisadas rítmicamente acompasan las hohas que se pasean al ser removidas por el viento
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Un acordeón comienza a resonar en el ambiente
Y enlentezco mi paso para escucharlo algunos momentos más
Memorias comienzan a inundar cada cosa que toca mi mirada
Y de pronto, es como si me estuviera transportando a otro lugar
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Diez años atrás, y me encuentro escuchando nuevamente su voz
Me dice una vez más como la disonancia le da vida a la melodía
Cuando te encuentras en la tonalidad de La menor, la relativa menor de Do mayor
Todas las notas son blancas, es la escala más simple en la que puedes crear
Puedes ocupar cuatro acordes y repetirlos en secuencia hasta el infinito
Y sobre ellos cantar notas blancas que como me decía, sonarán bonito
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Pero, hay un vals, que en un momento romple con la estructura
Y entre tantas notas blancas aparece un sol sostenido
Una nota negra. Y de pronto, la canción es significativa y hermosa
Y aunque el compositor hata existido en el sigo diecinueve
Aún hoy en día conocemos su canción
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Sin percatarme me encuentro abriendo la puerta otra vez 
En un brazo, tengo un macetero con un lirio blanco
En el otro, me encuentro con un tordo en su jaula
Mis acompañantes le dan un color a mi nuevo hogar
En donde para comenzar, estiro mis dedos para escribir
Y las teclas una a una van a decir, la historia de ella y de él.
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Una enredadera como estandarte

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Pongo mis ojos en la esperanza de una llamada
Uno a uno caen por mis mejillas, se agrandan y alargan
Mi rostro ya no tiene sonrisa 
Y mi mirada ya no es la misma
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Atesoro los momentos que estuve contigo
Me hicieron feliz, me hicieron sentir vivo
Ahora debo seguir mi camino
Y no doblegar una vez más, lo que he elegido
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Escucho tu voz una y mil veces
Tu risa que siempre llamé
La motivación de mis estupideces
Ahora lo único que me queda es ser fuerte
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Llego a mi casa y te recuerdo
El cambio de alegría a agonía es lo que siento
Por saber si en verdad llegué a tu interior
O tan sólo soy yo el que se hizo vapor y voló
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Me diste una mirada de tristeza cuando me fui
Pero no apareciste en ningún momento cuando esperaba por tí
Esperaba con el corazón en la mano
Esperaba decirte cuanto había necesitado 
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Encontrarme, 
Como había estado buscando, 
Con una persona como tú, 
Con momentos como tú, 
A mi lado.
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

La roca de polar

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
A la primera es soñar 
3 veces no es suficiente
la vigésima es más humano
cuántas veces se requerirán?
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Para no volver la cabeza atrás
dar 3 pasos y avanzar
la necesidad de ser libre
se mezcla con la libertad
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
De un momento dado
por los remolinos del instinto
por el callar del soldado
que se encuentra adormilado
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Confundido, acallado y 
despejellado
desprotegido, abatido y 
desarmado
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Por ese momento dado
cuántas veces se requerirán?
para lograr la plasticidad
la tristeza y la felicidad
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Mientras miraba la televisión, el programa de las celebridades, su cerebro
medio muerto, escuchaba nimiedades, se preguntó: ¿Qué es lo que habrá pasado?
De dónde vienen esas inquietudes, esa inseguridad y arrepentimiento?
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Lo que le quedaba de cerebro le dolía, lo molestaba. Lo punzaba a cada paso que daba, recordaba aquellas palabras y se molestaba. - Déjame tranquilo, estúpido. -
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Miraba a su alrededor y sólo veía caras desconocidas
Los X se llamaban, en algún lugar en la lejanía
de su mundo interior, donde no molestaban
Pasaban y lo miraban
- está hablando solo - murmuraban
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Su distracción era un fondo sin colores
Sólo grises sus ojos apreciaban
El tacto mas si lo llamaba
Sus manos tocaban lo que se cruzara
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Con vida y sin movimiento
No quería invocar al extrañamiento
más allá de lo que el orden marcaba
podía ser sometido a aislamiento
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
El caminar era maravilloso
para eso nací, se regocijaba
por donde pasara, andaba
miraba y se cansaba
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
hasta que su destino se alzó
aquel sendero por el que siempre tropezaba
aquel río que tanto le costaba
faltaba la balsa que la madera aportaba 
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Faltaban los brazos, los músculos y el hacha 
Sabía que los tenía, en algún lugar de su interior
aquella vez no será, el árbol susurró 
y así como así, volvió a su cama de piedras, polar y algodón
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Mientras contemplaba, pensó
cuántas veces requeriré
para al fin ocupar mis brazos mis músculos y mi hacha 
construir esa balsa y largarme a casa. 
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*