Cómo te lo digo

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Si nos adentramos en la oscuridad de una mirada
En la suspicacia del alma, que no puede estar en calma
La pudredumbre de la madera por ejércitos de termitas
Que corroen la savia, mientras sangra y se marchita
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Es lo que podemos encontrar si miramos al horizonte
Tan marcado, separando la libertad del cielo con lo que nutre a los montes
En su ribera donde se reúne un oleaje agitado
Que solo recoge los minerales que el suelo ha guardado
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Ha caído el cielo, en un súbito movimiento
como un armazón cuidadosamente destruído sin remordimiento
pisoteando los suelos, privando de agua a los pinos carcomidos
abolidos por el desastre que tiene en su mirada formar un camino
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Con permiso, estoy caminando, cielo, ¿Puedes retirarte de mi camino?
Acaso no entiendes ¿Que yo traigo conmigo mi objetivo?
Que no consigo, no prosigo, ¿Si ensucias con tus huellas mi destino?
Tendré que gritar, exaltar tus fallas, obligarte o ¿Cómo te lo digo?
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Sacrificio

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
No es otra, es la misma
No se iguala ni se repite
Me hallo aquí de nuevo
Buscando algo que dure
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
En los lugares donde pájaros danzan
Con árboles y estatuas
Con sonidos, matices y perdices
Que a veces abren negras cicatrices
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Eslabones corcheos y fusos
Se tejieron en el horizonte
Sobre ellos me acosté y descansé
Y luego, me desperté
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Con la luz quemante brillando
La sacrifiqué mirando al cielo
Esperando que trajera lluvia
En este terreno desierto
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Que crecieran manzaneros en abundancia
Flores y que vinieran animales
Más lluvia incluso
Bosques y florales
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Crecieron cactus y zarzamoras
Pastizales y montañas
Llovió en abundancia
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Pero aún sigo igual, en el mismo lugar
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Me devuelvo al lugar de sacrificio
Y me arrodillo frente a un féretro
Solo quedan manchas de su sangre
Que formaban un camino
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Que al llegar al borde del ataúd
Gotearon en el abismo
Y entre la tierra se sumergieron
Y se mezclaron siendo lo mismo
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Y luego, todo continúa girando
Cambiando los colores en el horizonte
Y en este universo que a cada día se agranda
Los mundos poco a poco se separan.
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*