Neblina

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
La neblina cubrió completamente la luz del sol 
Las plantas dejaron de crecer y un temblor partió la tierra en dos, 
y allí la lava surgió e hirvió 
quemando cuanto nuevo ser quisiera volver a nacer
y además su humo negro cubrió, 
las partes del cielo que la neblina dejó.
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*--*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Olvidémonos de las estrellas en la noche templada, 
Olvidémonos de las fogatas y la comida asada
Dejemos de lado al cantar de las aves, a los búhos y las águilas y su semblante
No consideremos, hasta un nuevo amanecer, al río y sus piedras vibrantes
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Uno de esos días

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-
Hoy es uno de esos días 
En los que nada duele más 
En los que sólo tiendo a callar
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
En los que una enredadera a comenzado a crecer en mi tórax
Con espinas y alrededor de mi cuerpo 
Me aprieta, aprisiona y hiere
Al rojo vivo la sangre hierve
*-*-*-*-*--*-*-*-*--*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Una quemadura en mi pecho 
Un tatuaje permanente 
El dolor se ha hecho un hecho 
Todo gira en mi mente
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
En torno a eso 
Y no puedo salir de este momento 
A lo mejor no quiero 
Pero temo convertirme en un ente
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Un mensaje llena mi vista 
Un poema mi corazón 
Una palabra mi situación 
Y una canción suena a lo lejos 
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
El momento es preciso
Y me quedo aquí 
Indeciso
¿Pero quiero surgir?
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
¿Quiero salir de allí?
¿O me acomoda la idea del arte?
¿Me acomoda el dolor y la soledad?
¿Es el todo o una parte?
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Son momentos cambiantes 
Nada nunca será ni fue igual a hoy
El segundo se apura por no estar
Y yo no lo puedo atrapar
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Un rayo de inspiración 
Salido de mi cuerpo cansado
Se transforma en el son 
De mis sentimientos guardados 
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Naufragio

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Un rama enterrada en la arena 
El sol cerrado alumbrando el mar
Las olas acercándose a la orilla
Y yo sin saber cruzar
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
La sombra corta mis dedos 
Un árbol en mi espalda se expande
y se mece al ritmo de las olas 
mientras júpiter alumbra a lo lejos
y me dice solo "cede"
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Un trébol flota en el azul 
Me acerco y lo levanto con la palma
Pero su raíz está en la arena 
Y sus hojas miran a la luna naciente
En la playa que no ve ni siente
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Se acercan los cangrejos y sus pinzas
Me piñizcan las rodillas
Me abren sus brazos y me dicen ven con nosotros 
Sal de tu silla 
Y navega en el fondo
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Una estrella en la orilla
Sin moverse por una extremidad menos 
Espera su retorno
Y a las pulgas que la escolten lejos 
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Atlanta se mantiene en el fondo
Con tesoros y lujos intocables 
Una pieza brilla en el olvido 
El príncipe ha dejado el nido
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Brasas

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Esa extraña inquietud que se entierra en el alama
Desetabiliza y desarma aquello que toca
Midas el negro enciende una llama
y con remordimiento quema su alama
Y a los seres que un bosque dejaron en calma
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Las cenizas se reparten a donde va la mirada
Y los fuegos consumen las ramas
Se apodera de todo y solo avanza
Con cada segundo su pecho se inflama 
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
El viento alimenta el fuego
Y ni la lluvia correo el negro 
Es un reino oscuro iluminado por un ritual
Y ni el cantar ni la maldad lo pueden apagar
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Cómo te lo digo

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Si nos adentramos en la oscuridad de una mirada
En la suspicacia del alama, que no puede estar en calma
La pudredumbre de la madera por ejércitos de termitas
Que corren la savia, mientras sangra y se marchita
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Es lo que podemos encontrar si miramos al horizonte
Tan marcado, separando la libertad del cielo con lo que nutre a los montes
En su ribera donde se reúne un oleaje agitado
Que solo recoge los minerales que el suelo ha guardado
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Ha caído el cielo, en un súbito movimiento 
como un armazón cuidadosamente destruído sin remordimiento
pisoteando los suelos, privando de agua a los pinos carcomidos 
abolidos por el desastre que tiene en su mirada formar un camino
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Con permiso, estoy caminando, cielo, ¿Puedes retirarte de mi camino?
Acaso no entiendes ¿Que yo traigo conmigo mi objetivo?
Que no consigo, no prosigo, ¿Si ensucias con tus huellas mi destino?
Tendré que gritar, exaltar tus fallas, obligarte o ¿Cómo te lo digo?
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Primavera Escondida

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Aún espero la lluvia de primavera
Que pas en el año como si no existiera
Solo tres son las estaciones que me rodean 
Y como en una mesa coja estropean
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Las velas que están sobre la mesa
Que alumbran la oscuridad con su ligereza 
Que entibian mis manos con sus llamas
Y suavizan con repiques la calma 
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Como mi pierna sostengo el estrago
Y evito que se caigan con mis manos 
Aburrido control de los desastres !
Que venga la lluvia y traiga semblantes !
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Durante las noches claras la neblina abunda
Y yo aquí esperándolas en la penumbra
A las estrellas y la noche oscura
Que traigan en el amanecer la desamargura
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Entre tanta frialdad pinto las flores 
Y oigo el viento y sus alas de colores
Allí en la ventana y en la noche estrellada
Que con su luz está besando las frazadas
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Son historias

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Algo a las nubes 
se le ve en el horizonte
el fin de la tarde
se acerca en los alrededores
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Donde mismo cayó el aventurero
ese mismo que vió mi padre
no es que sea un sonajero
ni cosa del séptimo arte
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Los propios ojos vieron la verdad
un rayo de luz lejos de la ciudad
allí donde el silencio y la oscuridad
no se esfuerzan y se hacen notar
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
El misterio y la ansiedad del momento
los convierte de nuevo en movimiento
viven el miedo del desconocido
te puede atacar, estamos en peligro
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Así mismo dijo la abuela 
al darse cuenta del enemigo
con los años ya no hay nada que no huela
no iré a verlo, que otro vaya contigo
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Otra historia se teje en el lugar
donde el silencio y la oscuridad
sin mayor esfuerzo y con bondad
como nunca se hacen notar
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
El brujo le llamaban allá
craneos y libros de extraña maldad
con tapas de terciopelo y dibujos de brujería
se hacía notar y su nombre la gente no decía
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Más un día sin siquiera avisar
lo encontraron muerto en su silla para descansar
extrañas circunstancias hilaban su descenso
al rodearlo con los ojos no podían creerlo
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
La noche anterior se temía al caminar
algo pasaba decían dentro de su hogar 
al levantarse en la noche y observar
como un perro rasgaba para entrar
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Al alumbrarlo para vislumbrar
se dieron cuenta que más no podían errar
era la oscuridad
que los atrapaba sin pensar
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Arranca del blanco lo sabemos 
todos los malos encuentran su terreno
se paran y son fácil de localizar
así le pasó al brujo que acaban de matar
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Historias que caen en el patio de la higuera
 como el higo y la breva cuando las estaciones se acercan 
tal dulces al oído y al paladar
son historias que vale la pena contar
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Que extraño cuando lo lógico no tiene sentido

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Irradiado
Me marchito y mis espinas desfallecen
Mi sangre verde se retuerce fuera de sí
Coagula en la inmensidad
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Las raíces contraídas piden agua salada
Los encogidos pétalos no consiguen el sol 
El color de mi piel empalidece
Un tallo se quiebra y ensordece
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
No suena, frágil se lo llevan las tormentas
En la oscuridad, se pierde en el bosque
Entre los pastizales y los grillos 
Desfallece. 
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
El otoño crea una tumba de hojas 
Lo ahogan y asfixian 
La lluvia humedece la tierra y se entierra
Nutrido de nitrógeno, fósforo y níquel...
Plomo, azufre y orégano, 
Agua, azúcar y café. 
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Sacrificio

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
No es otra, es la misma
No se iguala ni se repite
Me hallo aquí de nuevo
Buscando algo que dure
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
En los lugares donde pájaros danzan
Con árboles y estatuas
Con sonidos, matices y perdices
Que a veces abren negras cicatrices
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Eslabones corcheos y fusos
Se tejieron en el horizonte
Sobre ellos me acosté y descansé
Y luego, me desperté
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Con la luz quemante brillando
La sacrifiqué mirando al cielo
Esperando que trajera lluvia
En este terreno desierto
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Que crecieran manzaneros en abundancia
Flores y que vinieran animales
Más lluvia incluso
Bosques y florales
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Crecieron cactus y zarzamoras
Pastizales y montañas
Llovió en abundancia
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Pero aún sigo igual, en el mismo lugar
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Me devuelvo al lugar de sacrificio
Y me arrodillo frente a un féretro
Solo quedan manchas de su sangre
Que formaban un camino
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Que al llegar al borde del ataúd
Gotearon en el abismo
Y entre la tierra se sumergieron
Y se mezclaron siendo lo mismo
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Y luego, todo continúa girando
Cambiando los colores en el horizonte
Y en este universo que a cada día se agranda
Los mundos poco a poco se separan.
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Disonancia

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Dejo las maletas al lado de la puerta y miro el piso de madera
Es un lugar agradable, hay bastante espacio para desenvolverse
Abro las cortinas para que entre el día y se formen aquellas líneas
Que el enrejado de afuera forma, intercalando la luz y la sombra
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Decido volver más tarde y en este momento conocer los alrededores
Un señor se encuentra reparando con un martillo y clavos el entablado que rodea su jardín
Lo miro extrañado y luego veo como una señora vende figuras de marfil sentada en su puesto
Mis pisadas rítmicamente acompasan las hohas que se pasean al ser removidas por el viento
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Un acordeón comienza a resonar en el ambiente
Y enlentezco mi paso para escucharlo algunos momentos más
Memorias comienzan a inundar cada cosa que toca mi mirada
Y de pronto, es como si me estuviera transportando a otro lugar
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Diez años atrás, y me encuentro escuchando nuevamente su voz
Me dice una vez más como la disonancia le da vida a la melodía
Cuando te encuentras en la tonalidad de La menor, la relativa menor de Do mayor
Todas las notas son blancas, es la escala más simple en la que puedes crear
Puedes ocupar cuatro acordes y repetirlos en secuencia hasta el infinito
Y sobre ellos cantar notas blancas que como me decía, sonarán bonito
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Pero, hay un vals, que en un momento romple con la estructura
Y entre tantas notas blancas aparece un sol sostenido
Una nota negra. Y de pronto, la canción es significativa y hermosa
Y aunque el compositor hata existido en el sigo diecinueve
Aún hoy en día conocemos su canción
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Sin percatarme me encuentro abriendo la puerta otra vez 
En un brazo, tengo un macetero con un lirio blanco
En el otro, me encuentro con un tordo en su jaula
Mis acompañantes le dan un color a mi nuevo hogar
En donde para comenzar, estiro mis dedos para escribir
Y las teclas una a una van a decir, la historia de ella y de él.
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*