Febrero con juegos

Hoy, necesito hacer una recopilación de información que hay en mi acontecer y que no ha caído en ningún lado. Un intercambio entre mis anécdotas y ésta hoja en blanco. La primera semana de Febrero ya parece un mes.

He estado en mi lugar la mayoría de los días, pongo tapones en mis oídos para sentirme bajo el agua. Allí, tengo mi máquina de escribir, y hago que las palabras concuerden con la historia que quiero contar. Eso es una isla solamente de lo que hago. Porque gran parte del tiempo he estado con videojuegos. Eso me recuerda al cantante de Alice in Chains, que sin alarmar, antes de morir, estuvo encerrado en su departamento algunos meses con drogas y videojuegos, y luego de dos semanas sin contacto, encontraron su cuerpo. Algo así me imagino que sería mi paso hacia el otro lado.

Lo principal esta semana ha sido Eve — no quiero hablar del juego en sí, si no de mi experiencia en él — en donde eres un piloto de naves surcando el espacio. Aunque es un mmorpg — millones jugando en la web — mi aventura no tiene acompañantes. Los demás en el chat global parecen todos ser expertos y osados. Y yo, ninguna palabra. Yo viajando y completando misiones, conociéndo los alrededores antes de incoporarme a algún grupo y no tener idea de lo qué decir para que mis debilidades no me aplasten. Destruí una nave gigante infectada en un total de 8 horas. La nave no atacaba. Y no me dió ninguna recompensa. Aunque invité a mi gata al momento en que la nave explotaba, no sucedió nada en especial. 8 horas desperdiciadas. Aunque en ese tiempo leí a Lovecraft, aunque sea algunas páginas y experimenté con los cambios de municiones y el daño que provocaban. Observé algunos elementos del mapa, como sitios muy lejanos, anhelé batallas con otros seres humanos y configuré levemente la visualización. Además de aprender a atacar a múltiples naves a la vez. Proximamente esperaré que el personaje se actualice y le sumaré nuevas habilidades.

Asi que el total puede considerarse como positivo.

Sekiro hasta ahora es de mis juegos favoritos. La combinación del estilo gráfico, la historia noble y mística japonesa, los escenarios como el Reino Celestial, los combates y la atención y curva de aprendizaje que se adquiere con cada combate, sin necesariamente sumar habilidades extras, además de la tensión y emoción, suelen no ser igualables.

La aventura de esta semana consistió en un principio con capturar carpas y formar una máscara de madera con forma de dragón que hasta ahora no se cuál es la participación. Quizás una forma de invocación a un ser especial. O un poder interno que elimina debilidades. Después, un combate contra dos enemigos a la vez me mantuvo ocupado dos días. El escenario era el patio de una fortaleza del período de quizás cuál emperador japonés, en un estado catastrófico porque un comandante con la intención de cambiar el destino quiso tomarse el castillo con medidas radicales — un asedio particularmente hablando — y sus guarniciones samuráis y espadachines vigilaban los rincones del castillo, y esta batalla en particular se danzaba encerrado en un círculo de fuego. El ritmo de batalla no fue fácil de conseguir, pero finalmente fue satisfactorio.

The Witcher 3, culminó en un capítulo en donde, la deseada peliroja maga con la que Geralt tenía una historia en el pasado — Triss —, le pide ayuda para salvar a sus compañeros magos que habían sido emboscados y desterrados de la ciudad capital. Uno de ellos muere, pero una pareja con rasgos fascinantemente elegantes y finos, es salvada.

Una de las frases que marcó esta historia fue “Let me tell you something, there is no reward” — “Deja contarte algo, no hay recompensa”. Y también la adquisicón de proyectiles con electricidad y la pérdida de un medallón como símbolo de un estrato.

Para celebrar finalmente, Triss decide no viajar en el barco que le tenían preparado, y se queda con Geralt en un faro hasta casi el amanecer. La escena no subió mucho de tono, pero fue deseable.

El último juego es Steins;Gate. En donde cuando cambias ciertos acontecimientos detallados de la historia, suceden grandes cambios. Múltiples realidades encapsuladas en un solo juego, en donde los protagonistas te hablan a través de la pantalla como si formaras parte del mismo mundo que ellos viven. El juego tiene referencias de juegos e invenciones, como la de la esfera formada con cámaras y pantallas dispuestas en oposición logrando que la esfera fuera invisible. O un control remoto que solo tiene el botón “+” para cambiar de canal. Aún voy en la introducción del juego.

Así que…