Neblina

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
La neblina cubrió completamente la luz del sol 
Las plantas dejaron de crecer y un temblor partió la tierra en dos, 
y allí la lava surgió e hirvió 
quemando cuanto nuevo ser quisiera volver a nacer
y además su humo negro cubrió, 
las partes del cielo que la neblina dejó.
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*--*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Olvidémonos de las estrellas en la noche templada, 
Olvidémonos de las fogatas y la comida asada
Dejemos de lado al cantar de las aves, a los búhos y las águilas y su semblante
No consideremos, hasta un nuevo amanecer, al río y sus piedras vibrantes
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Uno de esos días

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-
Hoy es uno de esos días 
En los que nada duele más 
En los que sólo tiendo a callar
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
En los que una enredadera a comenzado a crecer en mi tórax
Con espinas y alrededor de mi cuerpo 
Me aprieta, aprisiona y hiere
Al rojo vivo la sangre hierve
*-*-*-*-*--*-*-*-*--*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Una quemadura en mi pecho 
Un tatuaje permanente 
El dolor se ha hecho un hecho 
Todo gira en mi mente
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
En torno a eso 
Y no puedo salir de este momento 
A lo mejor no quiero 
Pero temo convertirme en un ente
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Un mensaje llena mi vista 
Un poema mi corazón 
Una palabra mi situación 
Y una canción suena a lo lejos 
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
El momento es preciso
Y me quedo aquí 
Indeciso
¿Pero quiero surgir?
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
¿Quiero salir de allí?
¿O me acomoda la idea del arte?
¿Me acomoda el dolor y la soledad?
¿Es el todo o una parte?
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Son momentos cambiantes 
Nada nunca será ni fue igual a hoy
El segundo se apura por no estar
Y yo no lo puedo atrapar
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Un rayo de inspiración 
Salido de mi cuerpo cansado
Se transforma en el son 
De mis sentimientos guardados 
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Naufragio

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Un rama enterrada en la arena 
El sol cerrado alumbrando el mar
Las olas acercándose a la orilla
Y yo sin saber cruzar
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
La sombra corta mis dedos 
Un árbol en mi espalda se expande
y se mece al ritmo de las olas 
mientras júpiter alumbra a lo lejos
y me dice solo "cede"
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Un trébol flota en el azul 
Me acerco y lo levanto con la palma
Pero su raíz está en la arena 
Y sus hojas miran a la luna naciente
En la playa que no ve ni siente
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Se acercan los cangrejos y sus pinzas
Me piñizcan las rodillas
Me abren sus brazos y me dicen ven con nosotros 
Sal de tu silla 
Y navega en el fondo
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Una estrella en la orilla
Sin moverse por una extremidad menos 
Espera su retorno
Y a las pulgas que la escolten lejos 
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Atlanta se mantiene en el fondo
Con tesoros y lujos intocables 
Una pieza brilla en el olvido 
El príncipe ha dejado el nido
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Brasas

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Esa extraña inquietud que se entierra en el alama
Desetabiliza y desarma aquello que toca
Midas el negro enciende una llama
y con remordimiento quema su alama
Y a los seres que un bosque dejaron en calma
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Las cenizas se reparten a donde va la mirada
Y los fuegos consumen las ramas
Se apodera de todo y solo avanza
Con cada segundo su pecho se inflama 
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
El viento alimenta el fuego
Y ni la lluvia correo el negro 
Es un reino oscuro iluminado por un ritual
Y ni el cantar ni la maldad lo pueden apagar
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Cómo te lo digo

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Si nos adentramos en la oscuridad de una mirada
En la suspicacia del alama, que no puede estar en calma
La pudredumbre de la madera por ejércitos de termitas
Que corren la savia, mientras sangra y se marchita
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Es lo que podemos encontrar si miramos al horizonte
Tan marcado, separando la libertad del cielo con lo que nutre a los montes
En su ribera donde se reúne un oleaje agitado
Que solo recoge los minerales que el suelo ha guardado
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Ha caído el cielo, en un súbito movimiento 
como un armazón cuidadosamente destruído sin remordimiento
pisoteando los suelos, privando de agua a los pinos carcomidos 
abolidos por el desastre que tiene en su mirada formar un camino
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Con permiso, estoy caminando, cielo, ¿Puedes retirarte de mi camino?
Acaso no entiendes ¿Que yo traigo conmigo mi objetivo?
Que no consigo, no prosigo, ¿Si ensucias con tus huellas mi destino?
Tendré que gritar, exaltar tus fallas, obligarte o ¿Cómo te lo digo?
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Primavera Escondida

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Aún espero la lluvia de primavera
Que pas en el año como si no existiera
Solo tres son las estaciones que me rodean 
Y como en una mesa coja estropean
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Las velas que están sobre la mesa
Que alumbran la oscuridad con su ligereza 
Que entibian mis manos con sus llamas
Y suavizan con repiques la calma 
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Como mi pierna sostengo el estrago
Y evito que se caigan con mis manos 
Aburrido control de los desastres !
Que venga la lluvia y traiga semblantes !
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Durante las noches claras la neblina abunda
Y yo aquí esperándolas en la penumbra
A las estrellas y la noche oscura
Que traigan en el amanecer la desamargura
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Entre tanta frialdad pinto las flores 
Y oigo el viento y sus alas de colores
Allí en la ventana y en la noche estrellada
Que con su luz está besando las frazadas
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Son historias

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Algo a las nubes 
se le ve en el horizonte
el fin de la tarde
se acerca en los alrededores
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Donde mismo cayó el aventurero
ese mismo que vió mi padre
no es que sea un sonajero
ni cosa del séptimo arte
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Los propios ojos vieron la verdad
un rayo de luz lejos de la ciudad
allí donde el silencio y la oscuridad
no se esfuerzan y se hacen notar
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
El misterio y la ansiedad del momento
los convierte de nuevo en movimiento
viven el miedo del desconocido
te puede atacar, estamos en peligro
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Así mismo dijo la abuela 
al darse cuenta del enemigo
con los años ya no hay nada que no huela
no iré a verlo, que otro vaya contigo
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Otra historia se teje en el lugar
donde el silencio y la oscuridad
sin mayor esfuerzo y con bondad
como nunca se hacen notar
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
El brujo le llamaban allá
craneos y libros de extraña maldad
con tapas de terciopelo y dibujos de brujería
se hacía notar y su nombre la gente no decía
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Más un día sin siquiera avisar
lo encontraron muerto en su silla para descansar
extrañas circunstancias hilaban su descenso
al rodearlo con los ojos no podían creerlo
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
La noche anterior se temía al caminar
algo pasaba decían dentro de su hogar 
al levantarse en la noche y observar
como un perro rasgaba para entrar
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Al alumbrarlo para vislumbrar
se dieron cuenta que más no podían errar
era la oscuridad
que los atrapaba sin pensar
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Arranca del blanco lo sabemos 
todos los malos encuentran su terreno
se paran y son fácil de localizar
así le pasó al brujo que acaban de matar
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Historias que caen en el patio de la higuera
 como el higo y la breva cuando las estaciones se acercan 
tal dulces al oído y al paladar
son historias que vale la pena contar
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Que extraño cuando lo lógico no tiene sentido

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Irradiado
Me marchito y mis espinas desfallecen
Mi sangre verde se retuerce fuera de sí
Coagula en la inmensidad
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Las raíces contraídas piden agua salada
Los encogidos pétalos no consiguen el sol 
El color de mi piel empalidece
Un tallo se quiebra y ensordece
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
No suena, frágil se lo llevan las tormentas
En la oscuridad, se pierde en el bosque
Entre los pastizales y los grillos 
Desfallece. 
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
El otoño crea una tumba de hojas 
Lo ahogan y asfixian 
La lluvia humedece la tierra y se entierra
Nutrido de nitrógeno, fósforo y níquel...
Plomo, azufre y orégano, 
Agua, azúcar y café. 
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Febrero con juegos

Hoy, necesito hacer una recopilación de información que hay en mi acontecer y que no ha caído en ningún lado. Un intercambio entre mis anécdotas y ésta hoja en blanco. La primera semana de Febrero ya parece un mes.

He estado en mi lugar la mayoría de los días, pongo tapones en mis oídos para sentirme bajo el agua. Allí, tengo mi máquina de escribir, y hago que las palabras concuerden con la historia que quiero contar. Eso es una isla solamente de lo que hago. Porque gran parte del tiempo he estado con videojuegos. Eso me recuerda al cantante de Alice in Chains, que sin alarmar, antes de morir, estuvo encerrado en su departamento algunos meses con drogas y videojuegos, y luego de dos semanas sin contacto, encontraron su cuerpo. Algo así me imagino que sería mi paso hacia el otro lado.

Lo principal esta semana ha sido Eve — no quiero hablar del juego en sí, si no de mi experiencia en él — en donde eres un piloto de naves surcando el espacio. Aunque es un mmorpg — millones jugando en la web — mi aventura no tiene acompañantes. Los demás en el chat global parecen todos ser expertos y osados. Y yo, ninguna palabra. Yo viajando y completando misiones, conociéndo los alrededores antes de incoporarme a algún grupo y no tener idea de lo qué decir para que mis debilidades no me aplasten. Destruí una nave gigante infectada en un total de 8 horas. La nave no atacaba. Y no me dió ninguna recompensa. Aunque invité a mi gata al momento en que la nave explotaba, no sucedió nada en especial. 8 horas desperdiciadas. Aunque en ese tiempo leí a Lovecraft, aunque sea algunas páginas y experimenté con los cambios de municiones y el daño que provocaban. Observé algunos elementos del mapa, como sitios muy lejanos, anhelé batallas con otros seres humanos y configuré levemente la visualización. Además de aprender a atacar a múltiples naves a la vez. Proximamente esperaré que el personaje se actualice y le sumaré nuevas habilidades.

Asi que el total puede considerarse como positivo.

Sekiro hasta ahora es de mis juegos favoritos. La combinación del estilo gráfico, la historia noble y mística japonesa, los escenarios como el Reino Celestial, los combates y la atención y curva de aprendizaje que se adquiere con cada combate, sin necesariamente sumar habilidades extras, además de la tensión y emoción, suelen no ser igualables.

La aventura de esta semana consistió en un principio con capturar carpas y formar una máscara de madera con forma de dragón que hasta ahora no se cuál es la participación. Quizás una forma de invocación a un ser especial. O un poder interno que elimina debilidades. Después, un combate contra dos enemigos a la vez me mantuvo ocupado dos días. El escenario era el patio de una fortaleza del período de quizás cuál emperador japonés, en un estado catastrófico porque un comandante con la intención de cambiar el destino quiso tomarse el castillo con medidas radicales — un asedio particularmente hablando — y sus guarniciones samuráis y espadachines vigilaban los rincones del castillo, y esta batalla en particular se danzaba encerrado en un círculo de fuego. El ritmo de batalla no fue fácil de conseguir, pero finalmente fue satisfactorio.

The Witcher 3, culminó en un capítulo en donde, la deseada peliroja maga con la que Geralt tenía una historia en el pasado — Triss —, le pide ayuda para salvar a sus compañeros magos que habían sido emboscados y desterrados de la ciudad capital. Uno de ellos muere, pero una pareja con rasgos fascinantemente elegantes y finos, es salvada.

Una de las frases que marcó esta historia fue “Let me tell you something, there is no reward” — “Deja contarte algo, no hay recompensa”. Y también la adquisicón de proyectiles con electricidad y la pérdida de un medallón como símbolo de un estrato.

Para celebrar finalmente, Triss decide no viajar en el barco que le tenían preparado, y se queda con Geralt en un faro hasta casi el amanecer. La escena no subió mucho de tono, pero fue deseable.

El último juego es Steins;Gate. En donde cuando cambias ciertos acontecimientos detallados de la historia, suceden grandes cambios. Múltiples realidades encapsuladas en un solo juego, en donde los protagonistas te hablan a través de la pantalla como si formaras parte del mismo mundo que ellos viven. El juego tiene referencias de juegos e invenciones, como la de la esfera formada con cámaras y pantallas dispuestas en oposición logrando que la esfera fuera invisible. O un control remoto que solo tiene el botón “+” para cambiar de canal. Aún voy en la introducción del juego.

Así que…

Sacrificio

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
No es otra, es la misma
No se iguala ni se repite
Me hallo aquí de nuevo
Buscando algo que dure
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
En los lugares donde pájaros danzan
Con árboles y estatuas
Con sonidos, matices y perdices
Que a veces abren negras cicatrices
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Eslabones corcheos y fusos
Se tejieron en el horizonte
Sobre ellos me acosté y descansé
Y luego, me desperté
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Con la luz quemante brillando
La sacrifiqué mirando al cielo
Esperando que trajera lluvia
En este terreno desierto
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Que crecieran manzaneros en abundancia
Flores y que vinieran animales
Más lluvia incluso
Bosques y florales
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Crecieron cactus y zarzamoras
Pastizales y montañas
Llovió en abundancia
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Pero aún sigo igual, en el mismo lugar
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Me devuelvo al lugar de sacrificio
Y me arrodillo frente a un féretro
Solo quedan manchas de su sangre
Que formaban un camino
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Que al llegar al borde del ataúd
Gotearon en el abismo
Y entre la tierra se sumergieron
Y se mezclaron siendo lo mismo
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Y luego, todo continúa girando
Cambiando los colores en el horizonte
Y en este universo que a cada día se agranda
Los mundos poco a poco se separan.
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*