Son historias

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Algo a las nubes 
se le ve en el horizonte
el fin de la tarde
se acerca en los alrededores
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Donde mismo cayó el aventurero
ese mismo que vió mi padre
no es que sea un sonajero
ni cosa del séptimo arte
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Los propios ojos vieron la verdad
un rayo de luz lejos de la ciudad
allí donde el silencio y la oscuridad
no se esfuerzan y se hacen notar
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
El misterio y la ansiedad del momento
los convierte de nuevo en movimiento
viven el miedo del desconocido
te puede atacar, estamos en peligro
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Así mismo dijo la abuela 
al darse cuenta del enemigo
con los años ya no hay nada que no huela
no iré a verlo, que otro vaya contigo
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Otra historia se teje en el lugar
donde el silencio y la oscuridad
sin mayor esfuerzo y con bondad
como nunca se hacen notar
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
El brujo le llamaban allá
craneos y libros de extraña maldad
con tapas de terciopelo y dibujos de brujería
se hacía notar y su nombre la gente no decía
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Más un día sin siquiera avisar
lo encontraron muerto en su silla para descansar
extrañas circunstancias hilaban su descenso
al rodearlo con los ojos no podían creerlo
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
La noche anterior se temía al caminar
algo pasaba decían dentro de su hogar 
al levantarse en la noche y observar
como un perro rasgaba para entrar
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Al alumbrarlo para vislumbrar
se dieron cuenta que más no podían errar
era la oscuridad
que los atrapaba sin pensar
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Arranca del blanco lo sabemos 
todos los malos encuentran su terreno
se paran y son fácil de localizar
así le pasó al brujo que acaban de matar
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Historias que caen en el patio de la higuera
 como el higo y la breva cuando las estaciones se acercan 
tal dulces al oído y al paladar
son historias que vale la pena contar
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s