Disonancia

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Dejo las maletas al lado de la puerta y miro el piso de madera
Es un lugar agradable, hay bastante espacio para desenvolverse
Abro las cortinas para que entre el día y se formen aquellas líneas
Que el enrejado de afuera forma, intercalando la luz y la sombra
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Decido volver más tarde y en este momento conocer los alrededores
Un señor se encuentra reparando con un martillo y clavos el entablado que rodea su jardín
Lo miro extrañado y luego veo como una señora vende figuras de marfil sentada en su puesto
Mis pisadas rítmicamente acompasan las hohas que se pasean al ser removidas por el viento
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Un acordeón comienza a resonar en el ambiente
Y enlentezco mi paso para escucharlo algunos momentos más
Memorias comienzan a inundar cada cosa que toca mi mirada
Y de pronto, es como si me estuviera transportando a otro lugar
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Diez años atrás, y me encuentro escuchando nuevamente su voz
Me dice una vez más como la disonancia le da vida a la melodía
Cuando te encuentras en la tonalidad de La menor, la relativa menor de Do mayor
Todas las notas son blancas, es la escala más simple en la que puedes crear
Puedes ocupar cuatro acordes y repetirlos en secuencia hasta el infinito
Y sobre ellos cantar notas blancas que como me decía, sonarán bonito
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Pero, hay un vals, que en un momento romple con la estructura
Y entre tantas notas blancas aparece un sol sostenido
Una nota negra. Y de pronto, la canción es significativa y hermosa
Y aunque el compositor hata existido en el sigo diecinueve
Aún hoy en día conocemos su canción
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*
Sin percatarme me encuentro abriendo la puerta otra vez 
En un brazo, tengo un macetero con un lirio blanco
En el otro, me encuentro con un tordo en su jaula
Mis acompañantes le dan un color a mi nuevo hogar
En donde para comenzar, estiro mis dedos para escribir
Y las teclas una a una van a decir, la historia de ella y de él.
*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Agregar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s